// Pulsa donde veas bien hacerlo //

miércoles, 31 de marzo de 2010

la asneida, 1 - marzo 2010

Que yo (no yo el supremo, ni siquiera el omniscente, sino el yo a secas que soy o somos) sepa... poca cosa. Pero "La asneida", que yo recuerde, es un título robado a un poeta ¿extremeño? que publicaba en ¿Milán?, ¿Nápoles? a la memoria de su hermano... O algo así. Busquen La asneida y la historia de Cosme de Aldana y su hermano Francisco y verán... maravillas que acá no encontrarán... Por ejemplo...

FRAGMENTOS DE LA ASNEYDA,del poeta renacentista Cosme de Aldana:


Manso animal, que con humilde cara

Y espalda rezia el peso en ti sustentas

Que te dan, despreciando ansias y afrentas,

Con modestia brutal, unica y rara:

(...)

Te quitaré el rebuzno y la palabra,

Te desenclavaré las herraduras

De suerte que no dañen más tus patas...

(...)

Yo soy aquel valiente Antropophago

Que me como los hombres, si me enojo,

Y mil espadas y montantes trago:

Vos soys muy pequeñísimo regojo

Para mis manos, y mi horrible boca:

Miradme bien que tengo abierto el ojo.

2 comentarios:

  1. Precioso. Pequeñísimos regojos, como los de al lado de casa...

    ResponderEliminar
  2. Pepe, tú que sólo me escribes acá en mi humilde morada:
    ¡Gracias!
    Pero... tú que lo sabés, explicámelo, platicá conmigo un poco más
    ¿qué es un regojo?
    Ya vi, gracias a tí, oh dulce informador de mis entrañas,
    (ejmp)
    que no sólo lo inventó, el poeta tan admirado
    para hacer la rima en ojo.
    Contestáme, por favor, y fijate bien donde las tildes,
    con sabia garra, con furor y entraña, con furia y miedo pongo. Grracias a ti,
    me expongo.

    Y en poesía, que lo sepáis todos, hace uno exactamente lo que le da, con
    las palabras
    y las letras
    lo que le da la gana. Como si fueran sus tetas, o sus tretas, o sus
    argucias mil y artimañas.

    Un saludo, salud, saúdos, graciñas, merci, gracies, eskerrikasko, gracias molt... Y visca el Bakalao de Vizcaya, je ji jó!

    Mala coda, pero borrar te has prohibido,
    y rematar la faena... amighiña, no has sabido.

    ana (20 abril 2010)

    ResponderEliminar