// Pulsa donde veas bien hacerlo //

martes, 4 de mayo de 2010

CARTA ABIERTA, 1. HISTORIA DE UNA TRAICIÓN -

CARTA ABIERTA, 1. HISTORIA DE UNA TRAICIÓN- ¿DE QUÉ VA ESTO?

“Empaquetados para regalo, envueltos en celofán.”

Y el producto somos nosotros, humanos y naturaleza de Extremadura.

En la etiqueta del producto pone:

“Ciudadanos (y ciudadanas) sumisos, aptos para ser gaseados, enfermados o empobrecidos. Sólo te pedirán a cambio dinero: mucho para algunos, algo para otros, nada para los que sean sólo números y débito en tus recuentos.”

En la propaganda adjunta añade:

“Carne de chimenea, objetos de radioactividad, carne de contaminación física y de explotación laboral, de nombres en el paro y mujeres y viejos y jóvenes baratas sin alta en la Seguridad Social.

Si se desea, pídase también género de cualquier género para carne de cañón, de irrisión o de tortura”.

“Servimos casi en el acto. Si no de un modo, de otro.”

Y el producto somos nosotros, los ciudadadanos, los humanos y la naturaleza de Extremadura.

En la etiqueta del producto pone:

“A cambio, tendremos dinero, subvenciones y sueldos; fijos, o precarios para algunos; lo mínimo para los suficientes; la nada para los demasiados; la medianía para quienes sepan alcanzarla y mantenerla a pulso.”

En la etiqueta del producto pone: “A cambio, ¡trabajad!”

¿Deberíamos percatarnos de la enorme traición que se nos ha hecho, que se nos está haciendo?

Pero... ¿de quiénes hablamos?


(...) ET ALIA...

3 comentarios:

  1. «Nul ne peut être libre jusqu'à ce que nous sommes tous libres"

    ResponderEliminar
  2. Pero tb es posible que esa cita de Sartre carezca de sentido.
    En filosofía, ex hypothese, y por lógica, caben siempre a, b, c, y otras opciones.
    Lógica binaria excluyente muy útil, pero no la única lógica posible ni la única útil.

    ResponderEliminar
  3. Seguiré, pues, comentándome a mi misma.
    Retruécano y alegría: alguien me ha dicho, de palabra,
    que le gusta este texto. ¡Viva!
    Pero también es posible que las cartas abiertas carezcan,
    en mi caso,
    de sentido.

    ResponderEliminar